Al igual que ocurre con la forma física, la mental tiene beneficios de gran alcance.

Se refiere al estado de salud mental y a la capacidad de afrontar los retos de la vida, establecer vínculos significativos con los demás, trabajar de forma productiva y tomar decisiones con conocimiento de causa. Al igual que el cuerpo requiere cuidados y ejercicio a lo largo de la vida, el cerebro también los necesita, sobre todo a medida que envejecemos. Levantar pesas fortalece nuestros músculos, mientras que fortalecer nuestros «músculos» mentales con el fitness mental mejora nuestra memoria, atención, velocidad cerebral, don de gentes, inteligencia y navegación. La clave está en la variedad. Del mismo modo que cuando ejercitamos nuestro cuerpo, si hacer algo se vuelve demasiado fácil, es hora de hacer un cambio para fortalecer el cerebro. Cuanto más natural sea algo, menos tendrá que trabajar nuestro cerebro para hacerlo.

Por ejemplo, si puede hacer un crucigrama en un tiempo récord, es hora de aumentar el nivel de dificultad para desafiarse a sí mismo y conseguir el mejor ejercicio para su cerebro. Personas de todas las edades pueden beneficiarse de incorporar un ejercicio mental a sus vidas para mantenerse mentalmente ágiles a largo plazo. Sólo se necesitan unos minutos al día. Los estudios han descubierto que es más beneficioso trabajar en estos ejercicios un poco cada día, en lugar de dedicar unas horas a la semana. Estos ejercicios pueden mejorar casi todo en tu vida porque, si lo piensas bien, tu cerebro está en el centro de todo lo que haces. La aptitud mental es crucial para el bienestar general, y hay varios ejercicios que puedes incorporar a tu rutina para fortalecer la mente. 

He aquí algunos ejercicios para fomentar la aptitud mental.

S029 02

Jugar

Hacer crucigramas, sudokus, rompecabezas y otros juegos basados en la lógica, las matemáticas, las palabras y las habilidades visuoespaciales son formas estupendas de aumentar la capacidad mental. Este tipo de juegos requieren múltiples capacidades cognitivas, lo que supone un reto para tu cerebro y mejora la velocidad de procesamiento y la memoria. Ahora ya sabes que está bien, e incluso es saludable, que los adultos dediquen unos minutos al día a jugar.

Ejercicio físico

La actividad física regular no sólo beneficia al cuerpo, sino que también tiene efectos positivos en el cerebro. El ejercicio aumenta el flujo sanguíneo al cerebro, favorece el crecimiento de nuevas neuronas y mejora la función cognitiva en general.

Lea libros variados

Los libros están llenos de personajes interesantes, información infinita y hechos. Desafíe a su cerebro leyendo temas variados, desde ficción histórica a clásicos contemporáneos o románticos. Su cerebro se ejercitará imaginando distintas épocas, culturas y personas, al tiempo que aprende cosas nuevas y amplía su vocabulario. Además, desarrollarás historias interesantes para compartir con los demás.

Utiliza todos tus sentidos

Intenta incorporar actividades que involucren simultáneamente tus cinco sentidos, desde asistir a una clase de cocina hasta visitar un mercado o un festival gastronómico o probar un nuevo restaurante. Utilizar todos los sentidos ayuda a fortalecer el cerebro al concentrarse en el olfato, el tacto, el gusto, la vista y el oído al mismo tiempo.

Meditación diaria

Practique la meditación de atención plena para aumentar su conciencia del momento presente. Se sabe que la meditación calma el cuerpo, ralentiza la respiración y reduce el estrés y la ansiedad. Pero lo que quizá no sepa es que la meditación diaria también puede mejorar su memoria y su capacidad de procesamiento. Al crear un estado mental de calma, el cerebro se involucra de formas nuevas e interesantes. Basta con dedicar cinco minutos al día a meditar en un lugar tranquilo.

Aprenda una nueva habilidad

No importa la edad, el cerebro es capaz de aprender nuevas habilidades en cualquier momento de la vida. Es una forma estupenda de fortalecer las conexiones cerebrales, porque cuando aprendes una nueva habilidad, trabajas múltiples áreas de tu cerebro. Por ejemplo, entra en juego tu memoria, tu cerebro aprende nuevos movimientos y asocias las cosas de forma diferente. Aprender a tocar un instrumento, construir un barco en una botella, aprender nuevos pasos de baile o un nuevo idioma suponen nuevos retos para tu cerebro y, además, pueden añadir algo divertido e interesante a tu vida. Una vez aprendida la nueva habilidad, enséñasela a otra persona. Es una de las mejores formas de ampliar tu aprendizaje y tu capacidad intelectual.

Entrena tu cerebro

El entrenamiento cerebral se ha convertido en un ejercicio muy popular en los últimos años. Desde cursos formales, programas en línea y libros, la gente se está dando cuenta de los beneficios de entrenar el cerebro para agudizar los tiempos de respuesta y la atención.  

Algunos programas de entrenamiento cerebral ofrecen docenas de ejercicios diseñados para mejorar la memoria, la atención, la velocidad cerebral, la inteligencia, la navegación y la comunicación. Funcionan midiendo continuamente tu rendimiento para ofrecerte ejercicios adaptados a ti. 

Conclusión

Recuerde que la constancia es la clave cuando se trata de ejercicios mentales. Incorpore estas prácticas a su rutina diaria o semanal para experimentar todos los beneficios con el paso del tiempo. Además, es esencial que consultes con un profesional sanitario si tienes problemas o afecciones de salud mental específicos.